¿Qué es un peeling químico?

Un peeling químico es un procedimiento para el mejoramiento de la piel. Utiliza soluciones químicas (ácido glicólico, TCA, ácido salicrílico y retinoico, alfahidroxiácidos obtenidos de plantas) en un entorno controlado, para remover las capas superiores de la piel. Luego de la exfoliación, las capas de piel más castigadas darán paso a otras, más nuevas, que lucirán más suaves y jóvenes.

Este tratamiento puede ser utilizado para atenuar o eliminar:

  • Arrugas y líneas de expresión (ligeras o moderadas)
  • Pigmentación irregular de la piel
  • Acné (y sus cicatrices)
  • Piel áspera o escamosa
  • Pecas
  • Cicatrices
  • Piel dañada por el sol
  • Imperfecciones hereditarias
  • Queratosis pre cancerígenas
  • Flaccidez

Por lo general se realiza en el rostro, aunque puede aplicarse en los codos, las manos, la espalda y el escote. Puede realizarse junto a otros procedimientos cosméticos. Es considerado un procedimiento ambulatorio, y no necesita de anestesia general. Y si bien hay cremas que puedes usar en tu hogar, los tratamientos con ácidos deben ser realizados por profesionales.

Es uno de los tratamientos menos invasivos para mejorar el aspecto de la piel. Las personas de pieles y cabellos claros obtendrás resultados mejores que aquéllas que posean pieles y cabellos oscuros, debido a la resistencia de su piel ante el “daño controlado” del peeling químico.

Hay que tener en cuenta que los resultados de los peeling químicos son temporales: mientras más profundo haya sido el tratamiento, más tiempo durará.